El Euribor se tranquiliza pero yo estoy de los nervios

El Euribor se tranquiliza pero yo estoy de los nervios

Hoy estoy bastante nervioso, esta tarde vuelve la becaria a la oficina y la he dejado un regalito de reyes en su mesita. Se trata de la taza que veis en la foto con el mensaje «Eres mi pokeparada favorita» con ella quiero mostrarme como un chico moderno, que entiende de pokemons y de todas esas cosas a las que jugamos los millennials a la par que introduzco un sutil y juguetón mensaje sobre mis sentimientos por ella. Jugada maestra.

También estoy bastante nervioso porque mi jefe me va a echar una bronca muy gorda. Resulta que tenemos ganador del concurso en el que sorteábamos un pedazo de móvil y le va a tocar rascarse el bolsillo, tal y como me ha dicho «Tu cutreconcurso me va a costar lo que un Cohiba»

Este es el afortunadísimo ganador, que no se lo cree ni él.

Eduardo

Feliz año a todos!
-0’248
Becario eres un buen tío, la becaria estará pensando en ti seguro, no desfallezcas!!

Te quejarás, Eduardo, te baja el Euribor y te llevas un móvil chino. Eso si que es un día redondo.

Y ya que hablamos del Euribor… pues sigamos hablando de él.

El indicador más utilizado en las hipotecas de España hoy se toma un inmerecido descanso y repite valor en el -0.248%. De esta manera deja la media mensual en el -0.246% lo que supone una bajada de 0.13 puntos respecto al mismo valor de hace un año, cuando se situó en el -0.116%.

El Euribor lleva ya cuatro años en negativo, alcanzando su mínimo histórico en agosto del año pasado, mes a partir del cual comenzó a subir. No obstante, según las previsiones de Bankinter, seguirá en negativo al menos durante dos años más, con un mínimo estimado para el 2020 del -0,27% y un máximo del -0,17%, así como un escenario central del -0,22% durante todo el año.

Los hipotecados a tipo variable no son los únicos beneficiados de la caída del Euribor ya que también se han abaratado las hipotecas a tipo fijo, ya que la banca está apostado fuertemente por ellas en los dos últimos años, declarando una guerra hipotecaria entre entidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *